A Adrià, Ana, David, Fabiola, Ferran, Jordi, Juanjo y Roser. También a Gemma. Y al mago Oscar. En agradecimiento por acompañarme en el camino que me llevó a estremecerme comiendo  un simple trozo de pan y un tomate.

 

Stevie Wonder es ciego desde que nació.

Fue prematuro. Me pregunto qué hay detrás del hecho de que la vida te arranque de la protección del útero, y te lance a la intemperie antes de que esté todo listo.

Nació y creció en Detroit, una ciudad que ya os dijimos hace años, que representa muchos finales y muchos principios, y en la que todo puede pasar. No puede ser una casualidad.

Fue un niño prodigio. Me pregunto si puede haber una conexión en el hecho de que alguien privado del sentido de la vista, tenga el don de iluminar a todos los que conocen su música.

No disfrutaba tampoco del sentido del olfato, como consecuencia de un accidente de tráfico que sufrió muchos años más tarde. De modo que sus sentidos eran esencialmente el oído y el tacto.

Sólo escuchar y tocar.

Escuchar. Me pregunto si puede haber alguna conexión con el hecho de que “wonder” no signifique solo “asombroso”, sino que signifique también “preguntarse”. Callar, no salir en tromba respondiendo, sino detenerse para cuestionar y reflexionar.

Y tocar. Dice el poeta Zbigniew Herbert que en el lindero de la verdad crece el tacto, certero, “devolviendo a las cosas su quietud frente a la mentira del oído o la confusión de los ojos”. El tacto, el sentido con el que logramos expresar mejor el amor y con el que podemos consolar de forma sincera y profunda.

Avanzamos.

En 1973 Stevie Wonder lanzó su disco “Innervisions”. Vamos transitando hacia la mirada interior. Y, con él, su single Don’t you worry ‘bout’ a thing”.

Aquí quería llegar y detenerme por un momento.

Porque este tema es un regalo desde su primera entrada, con piano a ritmo latino, y en la que Stevie Wonder en un rudimentario español anuncia “todo está bien, chévere”. Toda una invitación a desprendernos del miedo y a explorar.

Él mismo cuenta que ésta es la frase que le regaló una mujer puertorriqueña a la que conoció en una tienda de discos el mismo día en el que iba a acabar de componer la canción. “Puedes venir al estudio, si tienes algo que decir…”. Y eso es lo que ella dijo: “todo está bien, chévere”.

A partir de ahí, mi propuesta es utilizar esta canción como preparación o salida de una sesión de “mindfullness”. Gas a fondo para bailarla y cantarla y poder hacer así un aterrizaje terrenal, tras un viaje al mundo de los sentidos y de la conciencia plena:

 “Everybody’s got a thing
But some don’t know how to handle it
Always reachin’ out in vain
Just takin’ the things not worth having

But don’t you worry ’bout a thing
Don’t you worry ’bout a thing, mama
‘Cause I’ll be standin’ on the side
When you check it out, oh

They say your style of life’s a drag
And that you must go other places
Just don’t you feel too bad
When you get fooled by smiling faces

Don’t you worry ’bout a thing
Don’t you worry ’bout a thing, baby
‘Cause I’ll be standing on the side
When you check it out
When you get off your trip
Don’t you worry ’bout a thing
Don’t you worry ’bout a thing
(Come on)

Everybody needs a change
A chance to check out the new, yeah
You’re the only one to sees
The changes you take yourself through…”

Dejemos de preocuparnos. “Don’t you worry ‘bout’ the thing”.

¿Qué tal si dejamos pasar los pensamientos? ¿Y qué tal si nos enfocamos en el ser y en el estar de forma consciente, para podernos escuchar atentamente y sentirnos ocupando el lugar en el que estamos?

Quizás ahí, si nos lo repetimos a diario, entenderemos que somos los únicos que podemos ver y conducir los cambios, y a golpe de disciplina en la práctica, de crear el espacio para que emerja la sabiduría.

Lo mejor del proceso, (y de nuevo aparece la luz de Stevie Wonder transformada en tacto) es que en el camino no estamos solos. Compasivo, entregado y generoso, su voz nos dice que siempre está y seguirá a nuestro lado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.